¡Hello Julio!

Bienvenido mes de Julio. 

Que raro estas siendo este año. 

Llevo exactamente 2 meses en la tienda, y han sido dos meses muy especiales.

Al principio con un terror enorme a la vuelta, una mezcla de miedo y de respeto que se disipo una vez empezaron las clientas a pedir cita previa para venir a la tienda. De una manera increíble, empecé a vender en lo que seria un mes muy intenso. Cada vez que veníais a la tienda me emocionaba y me recordaba lo afortunada que soy de poder trabajar en lo que mas me gusta. Y se me ponen los pelos de punto de ver esta red de mujeres que me apoyan y me ayudan.

El mes de junio vino sin darme cuenta y entramos en la fase que veníais sin previo aviso. Al principio me parecía muy raro volver a estar disponible 100% pero así pude tener clientas nuevas, nuevos miembros de esta familia que es Laia Papió. Fue un mes de junio con alegrías y reencuentros. Con dosis de normalidad más que necesarias.

Y poco a poco  llegó el mes de Julio con su libertad de movimiento y su éxodo rural. Volvemos a tener la Barcelona vacía del principio de Mayo. Calles vacías, sin niños y con mascarilla.

Esta semana volvemos a tener la amenaza de un segundo confinamiento, y esto da mucho que pensar pero nada en positivo.

De mientras nosotras seguimos levantando la persiana, para poneros muy guapas para los tiempos que vienen. 

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados